La transformación digital para las empresas
Las empresas se han percatado que almacenar y gestionar los archivos de manera eficaz logra aumentar la competitividad y la productividad, por esta razón es cada vez más común que incluyan sistemas de digitalización de documentos y soluciones en gestión de archivo en su operación diaria.

Frente a esa necesidad y ante la veloz evolución de la tecnología, han aparecido toda clase de herramientas para la mejora en gestión de archivo y digitalización de documentos que dan el recibimiento a nuevas tendencias que aquí le presentamos:
  • Big data

  • Permite gestionar grandes cantidades de archivos y datos eficazmente, en el ámbito empresarial puede ser una pieza importante para la toma de decisiones debido a que con las nuevas tecnologías podemos identificar la información de un documento para obtener un modelo de datos estructurado para su análisis.

    Los contenidos gestionados por este software deben estar accesibles en todo momento y clasificados adecuadamente. Poco a poco la tendencia del big data crecerá hasta tener presencia en el mercado global.

  • La nube

  • Apostar por la nube significa que las compañías tendrán los documentos a su alcance en cualquier hora y lugar, sin importar si los trabajadores se encuentran de viaje o están en casa. Una gestión de archivo así de flexible es fundamental para cualquier empresa.

    Es posible consultar un documento desde un smartphone o una tablet, solamente se necesita una conexión a internet. Ante el gran crecimiento de esta tendencia, se estima que para este 2018 la mitad de las compañías en Estados Unidos cuenten con el 50% de su información almacenada en la nube y el resto en un servidor local.

  • Inteligencia artificial

  • Los sistemas de inteligencia artificial ya están logrando reproducir el comportamiento del cerebro humano y repercutirán especialmente en áreas enfocadas al análisis de la información.

    De hecho, ya existen procesadores de documentos que extraen datos no estructurados de formatos como PDF o archivos de texto para procesarlos y transformarlos en información estructurada. Esta tendencia automatiza tareas que a un empleado le tomarían mucho tiempo.

  • Intercambio de información en cualquier dispositivo

  • Esta tendencia se enfoca en la necesidad de brindarles a los empleados una solución que les permita acceder a su información sin importar el dispositivo que pretendan utilizar.

Tener los documentos digitalizados y siempre disponibles no importando el medio que se utilice, aumenta la productividad de los empleados, reduce tiempos y costos al máximo.

Ejecutar estas tendencias en su compañía permitirá optimizar la gestión de archivo, acérquese a los servicios que Safe Data ofrece para manejar eficientemente la información de su empresa.

La evolución del almacenamiento digital

Hace varios años, era común almacenar información en disquetes o discos compactos con poca capacidad, los tiempos han cambiado, y a medida que avanzamos con la tecnología, el tamaño de la información se amplía constantemente, lo que ha llevado a que la innovación en el almacenamiento digital también sea un proceso continuo.

Así ha evolucionado el almacenamiento digital:

En 1956 se desarrolla la computadora 305 con memoria de núcleos magnéticos que pesaba más de una tonelada y almacenaba 3.75 MB.

En 1971 sale a la luz el disquete de 8 pulgadas con una capacidad de 80 KB.

Ante la demanda de un dispositivo de almacenamiento más portátil, en 1975 se crea el disquete de 5.25 pulgadas que almacenaba 1.2 MB.

En 1981 se pone a la venta el disquete de 3 ½ pulgadas que se volvió muy popular en los 90, tenía una capacidad de 1.44 MB y protegía mejor la información.

En 1984 dos empresas líderes en tecnología crean el disco compacto que almacenaba 700 MB, es decir 450 veces superior a un disquete de 3 ½.

En 1992 llega a las tiendas el MiniDisk que guardaba todo tipo de datos en su 1 GB de capacidad. Tres años después aparece el DVD y sus 4.7 GB de capacidad.

En los 2000 un enorme avance en la tecnología se presenta con las memorias USB para almacenar y transferir datos, su capacidad es de entre 8 a 256 GB. Posteriormente aparecen las tarjetas SD, diminutas, pero con una capacidad de entre 16 MB a 2 TB.

En la actualidad, el almacenamiento en la nube es ilimitado y es posible archivar, administrar y acceder a la información desde cualquier dispositivo con internet.