La Roma, una colonia con historia

La Roma en el cine

Una de las películas más destacadas en la historia del cine mexicano es el filme Roma del director mexicano Alfonso Cuarón. Es la historia de una familia que habita en una casa tradicional de la Colonia Roma, a principios de los años 70. Tras haber obtenido el Oscar a la mejor película extranjera y a mejor director, la casa en que se filmó, ubicada en la calle Tepeji 22 de la Colonia Roma Sur, se convirtió en un sitio de visita turística. Sin duda, la película ha despertado un interés muy especial en conocer los escenarios en que se filmó en dicha colonia, que por cierto constituye uno de los espacios urbanos más notables de la Ciudad de México, que alberga algunas de las casas, edificios, parques y rincones más hermosos de esta ciudad capital.

¿Pero de donde surgió esta peculiar colonia y cómo es que llegó a conjuntar estos grandes valores históricos y arquitectónicos? Veamos.


El nacimiento de una colonia elegante

A principios del siglo XX, el lugar en que se encuentra actualmente la colonia Roma, era un espacio deshabitado del valle de México, que formaba parte del Lago de Texcoco, ya para entonces parcialmente desecado. Había tan sólo un pequeño poblado llamado Romita, que fue fundado desde tiempos prehispánicos sobre chinampas.

En el año 1902, Walter Orrin, dueño del ya famoso Circo Orrin, adquirió por medio de su empresa Compañía de Terrenos de la Calzada Chapultepec, una gran extensión de terreno de los Potreros de la Romita, con la idea de fraccionarlo y emprender su urbanización.

El diseño de la colonia incluía amplios boulevares y camellones, adecuados para la clase alta de la capital, por lo que siguiendo un modelo urbano anglosajón se emprendió la construcción de grandes casas rodeadas de jardines, rompiendo con la tradición urbana española de construir sin que hubiera espacio alguno entre cada casa.

La nueva colonia fue edificada en torno a dos ejes, que serían la Avenido Jalisco –que en 1928 sería rebautizada como Álvaro Obregón- y la avenida Orizaba. Una de las características del trazo urbano de esta colonia, es que las esquinas se encontraban recortadas a 45% para que los carruajes tuvieran el espacio suficiente para dar la vuelta.

La avenida Jalisco –que ocupaba el camino que en la época virreinal conducía al Palacio de la Condesa de Miravalle-, tenía una anchura de 40 m., con camellón al centro y doble hilera de árboles. En tanto que la Avenida Orizaba tendría una anchura de 20 metros. Ambas avenidas serían el escenario de lujosas y artísticas mansiones edificadas en los estilos neocolonial, ecléctico, art noveau y art decó.

La Avenida Orizaba contenía además dos magníficos parques, la Plaza Río de Janeiro –originalmente llamada Plaza Roma- y la Plaza Luis Cabrera –cuyo nombre original era Plaza Ajusco.


Palacios y casonas

Si caminamos por algunas de las más destacadas calles de la colonia nos encontraremos con edificaciones de gran atractivo artístico, como las siguientes:

Casa de las Brujas

Este edificio de estilo ecléctico, con detalles característicos de la arquitectura inglesa, construido en 1908 por el arquitecto británico Regis A. Pigeon, destaca en la colonia Roma por su aspecto extravagante. En la esquina del edificio figura un torreón coronado por una techumbre cónica, que le da aspecto de sombrero de bruja, lo que se complementa con dos ventanas y una puerta balcón que asemejan los ojos y la boca de la hipotética hechicera. En sus orígenes fungió como un hotel y hoy en día es un edificio de departamentos.


Parroquia de la Sagrada Familia

Construido por la orden jesuita entre 1910 y 1925, este templo destaca en la colonia por sus grandes dimensiones, su refinada estética y su original combinación de estilos arquitectónicos, que incluye el neorrománico, el neogótico y el ecléctico.


Edificio Balmori

Edificio de lujosos departamentos construido en 1922 por el arquitecto Ignacio Capetillo y Servín, en un estilo afrancesado clásico y ecléctico, con algunas características art noveau. Constituye un ícono de la Colonia Roma.


Casa Lamm

Es otra de las construcciones emblemáticas de esta colonia, edificada por el arquitecto Lewis Lamm en un estilo afrancesado e inaugurada en 1911. Hoy en día aloja a un centro cultural y recinto universitario denominado Casa Lamm.


Edificio art noveau

Son muy pocas las edificaciones que se conservan en México en este original estilo arquitectónico que, inspirado en las formas de la naturaleza, creaba figuras que emulaban a las plantas y los árboles. Este edificio de la calle de Guanajuato, en excelente estado de conservación, nos permite apreciar en todo su esplendor la belleza del art noveau.


Resurgimiento de la Roma

Como podrán ustedes apreciar, la colonia Roma constituye uno de los espacios urbanos de mayor valor histórico y artístico de nuestra ciudad capital y tiene el gran mérito de haber resurgido después de los grandes daños que ocasionó a sus edificaciones el sismo de 1985. Para lograr el rescate de la colonia Roma se emprendieron grandes obras de restauración, que sirvieron para convertir algunas edificaciones ruinosas en oficinas, edificios de departamentos, restaurantes o centros culturales.

Los invitamos a caminar por sus calles, en especial por las de Orizaba y Álvaro Obregón, apreciando sus notables edificios y sus ornamentados parques, además de disfrutar de sus galerías y librerías de viejo, sus restaurantes, bares y cafés.


Te recomendamos leer:


Colonia Roma. De Edgar Tavares Lípez. Editorial Clío.

Y no dejes de ver este documental del Canal 11:


Crónicas y relatos de México. De la Romita a la Condesa. Producido por Canal 11 y disponible aquí.